Pertenencias

La historia de los seguros

Rodrigo Pérez Rembao
Por Rodrigo Pérez Rembao
Hace 4 meses
2 min de lectura
La historia de los seguros

¿Cuántos años crees que han pasado desde que se emitió el primer documento con características similares a lo que hoy conocemos como una póliza de seguro? Aunque no lo creas, la historia de los seguros se remonta a la época de los piratas. Se cree que fue por temor a ellos y a sus fechorías que tuvo origen el primer acuerdo hecho con el propósito de salvaguardar un bien.

Hablamos, en específico, del año 1347. Entonces, el mar era uno de los principales medios para transportar mercancía de un país a otro, aun con todos los riesgos implícitos, entre los que figuraban los piratas.

En este contexto, a alguien se le ocurrió buscar la manera de proteger su patrimonio. Entonces acordó con alguien el pago de una suma a cambio de lo que hoy conocemos como seguro. Es decir, en caso de que la mercancía sufriera algún percance en el trayecto de Génova, Italia, al puerto de Mallorca. ¿Hubieras imaginado que esta industria contaba con casi 700 años de historia?

La vida también está protegida

Pasaron más de 200 años desde que apareció el primer seguro contra robo de propiedad del que se tenga registro para que a alguien se le ocurriera pensar que también la vida podía ser asegurada.

Fue en junio de 1583, en Londres, Inglaterra, cuando se creó un primer documento, que señalaba a un tal Richard Martin como acreedor a 400 libras esterlinas, en caso de que falleciera el ciudadano William Gybbsons, en un plazo de 12 meses a partir del día de la firma. El contrato fue suscrito por 16 personas como aseguradores y tenía una prima que ascendía al 8% del capital asegurado.

No sabemos cuál fue el destino de Gybbsons ni, por lo tanto, si Martin cobró la suma asegurada. Lo que sí tenemos claro es que fueron los primeros involucrados en un contrato de esta naturaleza. Al menos los primeros así reconocidos en la historia de los seguros, de acuerdo con Antonio Minzoni Consorti, como lo señala en su libro Reaseguro, publicado en 1995 por la Facultad de Ciencias de la UNAM.

También puedes leer: Siniestros viales en México

Y tú, ¿tienes una historia propia relacionada con la adquisición (o falta) de un seguro? Como pudiste ver, han pasado ya muchos años desde que a alguien pensó en la conveniencia de crear este tipo de contratos. Como era de esperarse, esta herramienta se ha sofisticado a través del tiempo.

Hoy en día resulta especialmente complicado llevar a cabo una planeación financiera sin considerar estos instrumentos pensados para superar todo tipo de imprevistos que puedan ponernos en crisis.

Si en tu plan de vida aún no figura algún seguro, no dudes en contactarme. Te invito a descargar la app bruno seguros en App Store o en Google Play. Déjame ser tu guía en este proceso a favor de tu seguridad y la de tus seres queridos.

Cerrar